Click acá para ir directamente al contenido

Hoy en día, las versiones de vehículos equipados con motores turbo se han convertido en las más demandadas por las personas.

Gracias a este sistema, los autos resultan ser más eficientes y potentes, además de desarrollar una mayor velocidad. Pero, ¿cómo funciona este tipo de motor?, ¿qué ventajas y desventajas posee?, ¿es recomendable convertirlo a gas GLP?
Lo primero que debes saber es que el turbocompresor es un componente mecánico compuesto por una turbina y un compresor. La turbina aprovecha la energía que se genera al salir los gases de escape, haciendo girar al compresor que es el encargado de aumentar la presión en el ingreso de aire al múltiple de admisión del motor.
En relación con el funcionamiento de este tipo de motor, DFSK GLORY te brinda algunas ventajas y desventajas de los automóviles que poseen motores turbo.

VENTAJAS:


Rendimiento:
Un auto con motor turbo tiene un mejor rendimiento, es decir, estos motores pueden obtener más potencia con menor cilindrada. Además, el motor turbo aumenta el torque del motor y entrega el torque máximo a más bajas revoluciones por minuto (R.P.M.) que un motor convencional.
Menor consumo de combustible:
El motor turbo consume menos combustible, ya que estos motores producen la misma cantidad de energía que un motor convencional de mayor cilindrada. Por ejemplo, si un motor convencional y un motor con turbo producen una potencia máxima de 150 HP cada uno, el motor con turbo podría tener una cilindrada de 1500 cc; por su parte, un motor convencional necesitaría tener una cilindrada mayor de aproximadamente 2000 cc o incluso, en algunos casos, deberá contar con una mayor cantidad de cilindros.

Desempeño en altura: Los motores turbo se desempeñan de manera eficiente a cualquier altura sobre el nivel del mar. El turbocompresor compensa la falta de oxígeno en el aire forzando el ingreso y la presión del aire.

Conoce los cuidados para el aire acondicionado de tu vehículo aquí

Menor impacto ambiental:
Un motor con turbocompresor es de menor tamaño que un motor convencional, por ende, quema menos combustible. Además, su funcionamiento es aprovechado por los gases de escape y genera menos gases contaminantes al medio ambiente. El turbocompresor busca reducir el tamaño y la cilindrada de los motores, disminuyendo las emisiones contaminantes y siendo más amigable con el medio ambiente.
 

DESVENTAJAS:


Cuidado del turbocompresor: Cuando nos referimos a un vehículo con motor turbo, hacemos referencia a temperaturas de 600 y 900°C con una velocidad de giro del turbo sobre los 150,000 R.P.M. Asimismo, la refrigeración y lubricación del aceite cobra un rol importante, por eso se recomienda usar el aceite que especifique el fabricante y cumplir con los servicios de mantenimientos preventivos en el tiempo y kilometraje que se especifica.

Retardo: Si has escuchado hablar del “lag” o un retardo en el accionamiento del turbocompresor, esto significa que el turbo tarda unos cuantos segundos en comprimir el aire que envía al múltiple de admisión para alcanzar la potencia requerida por el motor. Hoy en día, gracias al diseño de geometría variable de los turbos, este “lag” es mucho menor y a veces imperceptible.

Si deseas conocer más sobre nuestros vehículos con motor turbo, comunícate con uno de nuestros asesores aquí.